viernes, 25 de enero de 2013

De lagartijas sin rabo y botijos huecos II


            Querido Leo:

            Grifo arreglado, mudo y sin goteos. El fontanero hizo un gran trabajo y le di una buena propina. Ahora que estoy tranquila y no habrá interrupciones concluiré la historia de las lagartijas sin rabo y los botijos huecos.

            Según relató la urraca, un día llamó su atención un brillo maravilloso junto al muro de piedras, casi mágico, nunca antes había visto nada parecido. Esperó y desaparecida la luz se acercó a curiosear. Descubrió uno de los botijos, hurgó en el agujero y sacó un suculento rabo de lagartija. Desde entonces se dedicó a buscar los destellos misteriosos y a llenar la panza, hasta que sin saber por qué no hubo más brillos y por más que asaltaba botijos no conseguía su comida fácil, todos huecos. De cuando en cuando repetía la ruta ‘botijil’ por si acaso alguien había repuesto la mercancía sin darse ella cuenta, así encontró mi lombriz-cebo.

            Las lagartijas enjuiciaron a la urraca, aunque el proceso no finalizó porque se comprometió, antes de las conclusiones y el veredicto, a no robar más rabos -ablandada supongo por las declaraciones compungidas de las mutiladas- y establecieron un trato que de respetarse no conllevaría pena para el ave.

            Cuando pasé por la zona, unos meses después, la normalidad reinaba en las piedras. Quien quiera que llenase los botijos había reanudado su labor ante la ausencia de robos y las lagartijas podían reponer sus apéndices siempre que lo necesitaran.

            Ahora soy una celebridad por allí y han prometido contar con mis servicios detectivescos si les hiciera falta, esta vez con remuneración económica, que por mi trabajo exitoso he de conformarme con que nadie huya a mi paso, sistema de pago que tampoco está nada mal, pues me permite disfrutar de unos paseos mucho más interesantes. Cuando quieras te vienes, caminamos juntos y te muestro el escenario donde transcurrió todo.

            Besos esquimales

4 comentarios:

  1. Juanlu me ha marcado el camino hasta aquí y me alegro porque me he divertido mucho con esta historia de lagartijas y urracas.

    Un Saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanlu nunca te llevaría por un mal camino :)
      Me alegro que disfrutases de la historia y espero que puedas seguir haciéndolo con las que están por venir y las que ya estuvieron.

      Besos!

      Eliminar
  2. "Hablando se entienden urracas y lagartijas..."

    Quizás yo también contrate los servicios detectivescos, quizás... Por ahora tengo todo bien atado.

    Magnífico, maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si necesitas detective, ya sabes, no dudes en llamar.
      Besos!!!!!!!

      Eliminar