domingo, 28 de julio de 2013

De sonrisas azuladas y abrazos a la luna

                   Querido Leo:

                Desayuno en silencio y muy temprano. Mis ojos abiertos y mi cuerpo activo no son reflejo del sopor mental, me cuesta espabilar la cabeza y preciso de tranquilidad. Los aromas del café y el pan tostado son como un zarandeo delicado para mis neuronas. El estómago lleno la señal de estar despierta y salir al mundo.

                Hace unos días la quietud matinal se rompió con cantos de pájaro. Llegaban a mí amortiguados y sonaban ansiosos. Seguí el piar hasta la rejilla de la salida de humos situada en el balcón. Parte del plástico estaba roto y a algún pájaro le había parecido idóneo anidar dentro del tubo. Me asomé sonriendo y el agujero se iluminó, azulado. Las sonrisas siempre fueron cielo.


-¡Hola! – mi voz rebotó en las paredes del tubo como una pelota de goma.
- ¡Hola! – contestó un pequeño gorrión – ¡Qué bueno ver el cielo! ¿Traes comida? Mi mamá tarda…

                Compartí con él el pan de mi desayuno. Canturreó agradecido.

- Con ésto aguantarás hasta que llegue tu madre. Me voy que he quedado y se me hace tarde.
- ¡No te vayas! ¡Si dejas de sonreír se hará otra vez de noche!
- De noche abrázate a la luna, no habrá nada que temer.

                Tiré un beso y lo soplé al interior del conducto. Brilló plateado hasta quedar suspendido sobre el gorrión. Nuestras sonrisas refulgieron azules para luego apagarse con la despedida.

                De vuelta, al atardecer, salí al balcón para ver qué tal estaba el pequeño inquilino de mi rejilla. Sin embargo encontré el agujero vacío. Supongo que mi visita alertó a su madre y buscó un lugar más seguro para criar su retoño. Sonreí.

                Besos esquimales         

13 comentarios:

  1. Gracias, por darle vida a estas "sonrisas y abrazos a la luna", con otro de tus bonitos y mágicos cuentos.
    Feliz verano :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por jugar, por inspirar el cuento.
      Feliz, feliz verano y que no falten los beso esquimales :)

      Eliminar
  2. La magia de los cuentos producen sonrisas de ternura. Enhorabuena

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Las sonrisas, como los cielos, siempre es un placer contemplarlas, aunque sea virtualmente.
      Saludos

      Eliminar
  3. Como siempre , es un placer leer tus cartas . No nos hagas esperar tanto !!!. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viernes dos de agosto habrá carta en los buzones :) El cartero hace lo que puede teniendo en cuenta que carga la saca al hombro y el reparto lo hace a pie (de que es un poco perezoso no hablamos... no sea que se ofenda jeje)
      Gracias y besos!!

      Eliminar
  4. Siento mi demora en contestar a esta bonita misiva... ¡Tuve lío!

    Me ha encantado echar a volar, porque así me he sentido al leer el final de la carta. Volar libre, ¡qué bonito suena! Sigue aleteando...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuánta ternura y sensibilidad has sabido trasmitirnos a través de tu precioso cuento. ¡Un encanto leerlo!

    ResponderEliminar
  6. También yo he disfrutado con esta lindeza. Me asomo al tubo y dejo un beso azul marino.

    ResponderEliminar
  7. Y es que hay mañanas que tienes más motivos para sonreír, Leo.

    Ayer en mi balcón se posó una gran hurraca de cola azul, a juego con el cielo. Me miró descarada y cuando iba a acercarme a ella levanto el vuelo.

    Sonreí, como en la hermosa carta que te escribe Leire.

    Un beso,

    ResponderEliminar